Sumar presión a la presión

Sumar presión a la presión

150623

Nos tomamos la vida muy a pecho. Vivimos con demasiada intensidad las circunstancias de nuestro día a día. Nos cargamos en exceso cuando queremos hacer algo, cuando buscamos lograr un objetivo, cuando tenemos que superar una prueba. Tenemos la manía de tener presiones ajenas a la presión que ya de por sí tenemos, y lo único que conseguimos, es presionarnos, preocuparnos y agobiarnos.

Cuando tenemos que tomar decisiones tenemos la manía de contar con lo que nos influye a nosotros, y lo que influye a los demás. Añadimos cargas que no son nuestras, sino de otros. Que son cargas que no existen, pero que creemos que si están. Añadimos un «voy a fallarle a», cuando ese alguien está y estará siempre a tu lado, cuando aciertes o cuando falles. Nos añadimos una presión que de nada vale, que de nada sirve.

Miramos siempre los puntos negativos, y no miramos las cargas positivas. Lo miramos en el pre y no en el post. Lo miramos en las malas y no en las buenas. Siempre que añadimos presión es para mal, pero nunca buscamos un apoyo cuando todo está bien. De nada sirve añadir presión a la presión, nada más que para hacer daño. No debemos de cargar el tren en exceso, sin antes haberle engrasado bien las ruedas. De nada sirve cargar con algo, que no podemos soportar.

La presión es buena, si sabes llevarla. La presión en exceso no sirve de nada, nada más que para hacernos daño. Nos caemos, y nos tenemos que levantar. Nos volvemos a caer y nos tenemos que volver a levantar. Aprendiendo siempre el por qué de que caemos, para saber por qué no volveremos a hacerlo. Cada caída lleva un golpe, una herida. Cuando algo cae al suelo se mancha, debemos de levantarnos y limpiarnos siempre. Como dice Berto Romero:

Cuando te caigas al suelo, levántate, quítate la pelusilla y a vivir.

Juguemos cada uno nuestra partida, con nuestras presiones, sin nada ajeno, y veremos como la partida se juega con más facilidad. Si uno no es capaz de controlar sus propios miedos, como va a controlar los que son sometidos por otros. Si uno controla su mente, controlará su todo.

¡Buenos días y gracias por todo!

No Comments

Post A Comment