¡Gracias por todo!

¡Gracias por todo!

Gracias por todo

Se hace difícil ponerse de nuevo frente a esta pantalla, saber que ahora mismo estoy poniendo estas palabras para que vosotros desde vuestras casas lleguéis a leer esto. Hoy no quiero hacer otra cosa que dar gracias. Hoy he vuelto a escribir apoyado por una idea que daba vueltas a mi cabeza hace un tiempo. Por enero pensé en dejar el blog en el dique seco, las palabras me comenzaban a faltar y la situación personal no apoyaba. El tiempo corría y, salvo algunas veces esporádicas, no me salía que escribir. Me encontraba apático, sin ganas de decir lo que pensaba. Sabía que había problemas en la vida que unas bonitas palabras no iban a arreglar. El año transcurría con sus más y sus menos, la vida me daba golpes de aviso, y las musas, mis musas, no conectaban como antes. Recientemente cambié de opinión, me acordé de un momento del año pasado en el que mi padre se me acercó una tarde y me dijo que sus amigos del trabajo se habían quedado encantados con lo que había publicado en el blog. Me sorprendía mucho, mi padre, la persona que me estaba enseñando a vivir y que vivía para trabajar y para hacernos vivir, sabía que escribía, me leía y me pasaba a más personas. La ilusión que me hicieron esas palabras, no me la quita nada, ni nadie.

Tan injusta es la vida que como muchos sabréis esa persona ya no me acompaña. El mundo, la vida, el karma, Dios o lo que sea que dirige este mundo se ha llevado en unos pocos años a dos de las personas de las que más estaba aprendiendo de la vida, mi abuelo y mi padre. Dos personas que me han enseñado a ser la persona que hoy soy, reflejos de ellos muestro cada día y cada vez que hago algo que ellos me enseñaron me siento orgulloso, porque se que ellos lo están de mi. En realidad, me encuentro con las ganas de relanzar, de abarcar programas, trabajos y volver con las ganas de siempre. Ellos me enseñaron a luchar contra cualquier cosa, un clavo saca otro clavo. Cualquier golpe no era nada para él, y lo suyo era mucho menos que lo de la persona de al lado. Así soy, me siento orgulloso de ser como ellos me han enseñado a ser. Ver lo que mi padre ha hecho, verme en su papel durante unos meses, verle como que aunque estuviese mal lo único que le importaba era que nosotros estuviésemos bien, ha sido una de las cosas que más me ha lanzado. En las ultimas, en las peores, en cuando peor se encontraba, sacaba fuerzas de donde no las había para sacarnos una sonrisa a todos.

No quiero que el que lea esto se sienta mal, o que me muestre sus condolencias otra vez. Ese tiempo ya pasó, ahora solo queda pasar pagina y remar como él hubiese hecho, como él ha estado haciendo. Ejemplo de persona, aquella persona a la que quererme parecer. ¡Gracias por todo!

También os quiero hablar a vosotros, a todo el que estuvo a mi lado, al que se muestra siempre. Gracias por todos los mensajes, llamadas, caricias, abrazos, cariños, besos, reuniones, charlas, etc. Verte así de arropado hace que la vida sea más fácil. Ver como personas que conoces de un verano o personas con las que has perdido contacto, se muestran al pie del cañón desde primera hora. Gracias a esos profesores a los que siempre voy a tener tan bien valorados, y es que pasada mi etapa escolar, he dejado a unos profesores que se han convertido en grandes amigos. Gracias a todos y a cada uno de los que estuvisteis, estabais o habéis estado.

Gracias a la chica de la felicidad por no dejarme solo en cada momento. Gracias a la chica de la sonrisa bonita por esos abrazos y esas lagrimas juntos. Gracias a la chica de la piscina por devolverme esa paz en momentos de nervios, por aparecer, y por demostrar que aquellas palabras que siempre decías no eran mentira. Gracias a mi hermanita por ser una madre, por reñirme, por estar encima y por cuidarme, por llorar conmigo y por ser eso que desde siempre hemos sido. Gracias a mi gnoma por esos cariños que me has dado y que se que tanto te cuestan. Gracias a mis hermanos, por el cuidado, las risas y la constancia. Gracias a mi familia por mostrarse fuerte y unida en un momento complicado. Gracias a mi madre por ser una mujer fuerte, y saber levantarnos cada día con una sonrisa. Gracias a los amigos de mi padre por las enseñanzas en días duros de todo lo que fue mi padre. Gracias a los médicos, unas personas increíblemente buenas y que han mostrado siempre prioridad 1, gracias por la importancia, por el cariño, por el apoyo y por el trabajo. Gracias a todos los que me olvido. Pero sobretodo gracias a él, gracias por haberme hecho ver la vida de otro modo. De enseñarme que «si voy cruzando el río y no tengo dinero» la sonrisa no tiene que quitármela nadie. Que la noche no tiene puertas en un día de montar vallas en Córdoba. Que las fiestas hay que vivirlas como el que más, que los amigos hay que mantenerlos y que las novias hay que cuidarlas. Gracias por enseñarme que los chupones no son buenos para los naranjos. Gracias por mostrarme que el teléfono es personal e intransferible. Gracias por enseñarme a dar las gracias por todo, a cuidar del primero hasta el ultimo que se me acerque. Gracias por enseñarme que ser San Ignacio es necesario para los que somos como tú.

Gracias a mi familia, a mis amigos, a mis profesores, a mis jefes, a todo el mundo cercano a mi, y sobretodo gracias a ti papá.

Como siempre me dijiste, y como siempre cerraré estas entradas,

¡Gracias por todo!

14 Comments
  • Lola
    Posted at 07:00h, 30 septiembre Responder

    Gracias a tí por ser como eres, que nada ni nadie cambie esa humildad y ese corazón que muy poquita gente tiene. Mucho ánimo cariño y aquí estamos todas esas personas para arrojarse siempre! Muak

    • Sergio García
      Posted at 20:30h, 13 octubre Responder

      Gracias Lola!

  • Miriam
    Posted at 13:15h, 30 septiembre Responder

    Gracias a ti por regalarnos estas entradas,por volver a coger la pluma con impulso,por hacernos sentir vivos con tus palabras y por hacernos saber que existen personas como tú en el mundo. Él estaría muy orgulloso,yo lo estoy mucho mucho.

    • Sergio García
      Posted at 20:31h, 13 octubre Responder

      ¡Gracias Miriam! Alguien hubo que me enseñó a coger la pluma y darle rienda suelta a lo que pienso, la conocerás seguro.

  • El Intereconomista
    Posted at 20:26h, 30 septiembre Responder

    A las novias hay que cuidarlas…. las novias… je je je…

  • mari loli hens garcia
    Posted at 01:07h, 01 octubre Responder

    Seryi si que te pareces tela a tu padre y me encanta. Estoy muy contentan de pertenecer a la familia de los Garcia, cascarrabias pero con un inmenso corazon. Te quiero mucho !!!

    • Sergio García
      Posted at 20:32h, 13 octubre Responder

      ¡Gracias Loli!

  • marta
    Posted at 08:01h, 01 octubre Responder

    Chapó por ti. Eres muy grande ¡nunca lo olvides!

    • Sergio García
      Posted at 20:32h, 13 octubre Responder

      ¡Gracias por tu comentario, Marta!

  • Nuria
    Posted at 23:09h, 07 octubre Responder

    Querido compi, me has dejado sin palabras (y con lo que hablo, créeme que no es sencillo). Es un placer compartir los días con una personita como tú.
    Supongo que la vida es así, a veces te da, a veces te quita, pero siempre te enseña.

    ¿Sabes? Te admiro un montón, por infinidad de cosas que voy observando de ti.

    Un abrazo,
    Nuria, la loca del pupitre de al lado. 🙂

    • Sergio García
      Posted at 20:41h, 13 octubre Responder

      Muchas gracias, Nuria. He de decir que la admiración es mutua entonces.

  • Rubén
    Posted at 04:04h, 08 octubre Responder

    A veces solo hace falta un pequeño «toque» para reactivarte la ilusión y recordarte el sentido de hacer lo que haces, para que vuelvan las musas, las palabras o la alegría por escribir ¡o por lo que sea que cada uno haga!

    No se si te volverá a ocurrir con una persona tan importante para ti, pero no dudes que en los peores momentos siempre aparece alguien, cuando menos lo esperas, que te da ese pequeño «toque» (a mi ya me ha pasado más de una vez) y te pone en marcha en el camino de la vida, que como dice Nuria, al final de lo que se trata es de aprender de ella (no de Nuria, que también, sino de la vida… jajaja).

    ¡Saludos!

    • Sergio García
      Posted at 20:42h, 13 octubre Responder

      Gracias por el comentario, Rubén.

  • José Felipe
    Posted at 17:03h, 24 octubre Responder

    No sé si sabes quién soy pero hoy me he enterado de lo de tu padre con quien compartí muchos buenos ratos en aquel colegio Séneca que él nunca olvidó ni yo tampoco. Qué te voy a contar yo de quien vivió contigo tantas cosas, sólo darte un abrazo muy grande y desearte que sigas siendo como se trasluce de tus palabras. Hasta un día de estos, amigo.

Post A Comment